Huye del efecto “Cuchara de Palo”

Fuente: http://forum.dofus.com/es
Vas al médico y te dice que tienes que hacer ejercicio y adelgazar algún que otro kilito. El facultativo está fondón, enorme, “éste no ha pisado un gimnasio en su vida” piensas. Sales por la puerta maldiciéndole y obviando su comentario.
Vas a una peluquería y ves a una Oficial de 1ª con pelo estropajo, con raíces negras y pelo casi blanco de tanto decolorarse. Sales corriendo. En esas manos no me pongo.
Hablas con un amigo, profesional de las nuevas tecnologías, te cuenta las mil maravillas de Linux. Le llaman al móvil y saca el iPhone…
Millones de casos. Profesionales con cuchara de palo. Desconfío de ellos. No se puede creer a alguien que no se aplica a sí mismo lo que va predicando.
Y pienso en mí, y en todos los profesionales que conozco. Y me estremezco. Busco la cuchara de palo que debo tener escondida por algún lado. Quiero deshacerme de ella. No quiero ni verla. Ni que la vean. Porque si eres un buen profesional tienes que creerte el producto/servicio que vendes, tienes que creértelo tanto, estar taaan convencido de su utilidad que lo apliques en tu propia vida.
Si intuyen la cuchara de palo que llevas encima saldrán corriendo. Búscala. Búscala y tírala, porque se volverá contra tí.
O si la cuchara de palo es lo que te funciona, fabrica más, y venderás más, porque es en ella en la que crees, es lo que te convence, y podrás convencer de su utilidad.
Fuente: http://www.aprettycoollife.com/2012/03/rainbow-painted-wooden-spoons.html

2 comentaris Digues la teva

  1. Anònim ha dit:

    La cuchara de palo que dices no me parece la misma cuchara que en el dicho "En casa del herrero, cuchara de palo". Siempre entendí ese dicho como referente al "fastidio" de los profesionales por tener que atender a normas o criterios de su profesión incluso en casa. Queremos liberarnos de nuestra profesión cuando nos hayamos en privado, y a veces exageramos un poco, como el herrero del dicho.

    M'agrada

  2. Ele R. ha dit:

    Pues en este caso yo creo que el refrán viene que ni pintado al artículo. En mi tierra siempre he escuchado “en casa del herrero, cuchillo de palo”. Siempre entendí el refrán como la incapacidad de un profesional a “aplicarse el cuento” en su vida privada, ya fuese por falta de ganas o de tiempo, porque esté el señor todo el día en la fragua dale que te pego con encargos para caballeros y demás aristocracia, pero luego no tiene sus utensilios forjados para su casa, independientemente de sus razones (a lo mejor le gusta más cómo sabe la comida en cubiertos de madera, pero no lo va a decir en alto porque le levanta el negocio al carpintero de la calle de al lado…). En mi opinión, creo que el refrán sólo hace referencia al hecho de que, donde supuestamente es más probable que encuentres algo, resulta que no hay. En inglés también es muy gráfico: el hijo del zapatero siempre va descalzo (the shoemaker’s son always goesbarefoot), o en francés: los zapateros son siempre los peor calzados (Les cordonniers sont toujours les plus mal chaussés). Es muy curioso, por cierto, que los equivalentes de este refrán en todos los idiomas siempre hacen referencia a los zapateros; excepto en los idiomas españoles, català, castellano, euskera y galego, en los que el protagonista es el herrero…Muy buen artículo. Yo ya tengo identificada mi cuchara de palo. No me vendrían mal un par de idiomas más, pero entre pitos y flautas, al final ¡no consigo animarme! ^^

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s